jueves, 13 de noviembre de 2008

Carta del grupo Padres Mariano Acosta a Macri

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, noviembre de 2008.


Sr. Jefe de Gobierno
de la C.A.B.A.
Ing. Mauricio Macri


De nuestra consideración:

Los abajo firmantes, integrantes de la comunidad de la Escuela Normal N° 2 “Mariano Acosta” y ciudadanos y ciudadanas solidarios, informamos los hechos ocurridos el miércoles 05 de noviembre del año en curso:
- Aproximadamente a las 13:00 horas, se descompuso el estudiante Jorge Luis Lapa Ramos, de 1er. año 6ta. división. El niño se quejaba de fuertes dolores de cabeza, vomitó y no podía mantenerse en pie. Los docentes de manera urgente llamaron al SAME, requiriendo asistencia inmediata. Mientras aguardaban la ambulancia, vieron que su estado empeoraba y, ante la impotencia, llegaron a reiterar el llamado al SAME aproximadamente nueve veces.
- La ambulancia llegó 45 minutos después, para cuando Jorge Luis estaba bastante desmejorado, habiendo perdido el conocimiento en más de una oportunidad en ese lapso.
- La médica del SAME que lo revisó, dijo que había que trasladarlo urgentemente y lo llevaron, acompañado por dos docentes, al hospital Ramos Mejía (queda a 2 cuadras de la escuela).
- La madre de Jorge Luis (es enfermera), vio con terrible impotencia que en el hospital no contaban con un tomógrafo para realizarle los estudios que el cuadro imponía. No solo eso, sino que ni siquiera había médicos terapistas de pediatría ni tampoco llegaba uno de adultos. En tanto, Jorge Luis tenía convulsiones y más vómitos. El personal médico del hospital le decía que era un traumatismo de cráneo (cuando el niño no se había golpeado) y la mamá de Jorge respondía que si convulsionaba debía ser algo neuronal, que le estaba sucediendo otra cosa. Pedía que lo intubaran, que le hicieran lo que se debe hacer cuando una persona tiene convulsiones. Sin embargo, el personal del hospital no atendía sus sugerencias.
- Ante un ir y venir de profesionales, ninguno de ellos especialistas en neurología, que dudaban y no acertaran un diagnóstico y ante la falta de un tomógrafo para poder avanzar en este sentido, la madre de Jorge pidió que lo trasladaran a otra institución que contara con los recursos necesarios para la atención de su hijo (tomógrafo, especialistas, etc., etc.). Como tiene la cobertura de la obra social Ob.SBA, decidieron trasladarlo a una Clínica del barrio de Belgrano.
- Fue así que partió del hospital Ramos Mejía con un diagnóstico de traumatismo de cráneo, hacia la Clínica de los Virreyes. Recién lo intubaron en la ambulancia, encargándose el personal que iba en ésta.
- Llegó a la Clínica de los Virreyes aproximadamente a las 16:30 horas, habiendo pasado tres horas y media desde que Jorge Luis se descompuso.
- En la Clínica, al ver su sintomatología, dijeron que se trataba de un aneurisma, de un derrame cerebral. Pocos minutos después, los análisis realizados con el tomógrafo del que dispone esta institución, permitieron orientar el diagnóstico e iniciar la atención que era necesaria para su cuadro.
- Desde entonces Jorge Luis está en terapia intensiva, con respirador artificial, con un drenaje ventricular para que se despeje el sangrado que sufrió su cerebro. Está grave, su estado es tan delicado que un mínimo movimiento implica riesgo para él. Lucha denodadamente por su vida, se halla en coma medicamentoso.
La comunidad del “Mariano Acosta” (su Rectora, Profesora Raquel Papalardo, las demás autoridades, el cuerpo docente, los estudiantes de todos los niveles, padres y madres) se ha movilizado para acompañar y solidarizarse con Jorge Luis y su familia. Solicitamos a Ud. que instrumente y habilite todos los recursos necesarios para la atención debida de Jorge Luis Lapa Ramos, aquella que lamentablemente no recibió de manera urgente, como su cuadro requería, apenas se descompuso. Del mismo modo, proveer a su familia de todos los medios que sean indispensables para acompañarlo y contenerlo en esta circunstancia, durante el tiempo que la misma se extienda.
Todos los profesionales que integrantes de esta comunidad han consultado, coincidieron en que en una situación de derrame cerebral, es fundamental la inmediata y efectiva asistencia médica (provista de los recursos necesarios), ya que ello incide en las posibilidades de vida del paciente y en las eventuales secuelas posteriores. "El tiempo perdido es cerebro perdido. Un rápido tratamiento del ataque cerebral permite reducir enormemente la probabilidad de secuelas" (Sociedad Neurológica Argentina, www.ataquecerebral.org.ar).
En tal sentido, estamos profundamente preocupados por los siguientes hechos:
- Demora de 45 minutos en la llegada de la ambulancia del SAME.
- Decisión de trasladarlo a un hospital que no cuenta con los elementos mínimos para la asistencia en un cuadro como el descripto. Preguntamos si el personal del SAME ignora que en el Ramos Mejía no hay tomógrafo, ni médico terapista, ni neurólogo. Preguntamos por qué no se lo trasladó, por ejemplo, a los hospitales Garraham o Gutiérrez, donde sí cuentan con los recursos y personal idóneo para la asistencia de un niño que padece lo que ahora sufre Jorge Luis.
- Que el hospital Ramos Mejía carezca de un tomógrafo y de todos los demás medios profesionales y equipamiento para asistir a un paciente con un cuadro como el de Jorge Luis. Preguntamos, además, cuáles son entonces las urgencias y emergencias que puede atender efectiva y eficientemente el hospital que se halla a dos cuadras de la escuela y por qué no cuenta con los medios para atender TODO tipo de urgencias y emergencias.
- La falta de diagnóstico o, lo que puede ser peor aún, la emisión de un diagnóstico equivocado por parte de la guardia del Hospital Ramos Mejía.
Consideramos de una inaceptable irresponsabilidad que hayan pasado tres horas y media desde que Jorge Luis se descompuso, hasta que recibiera la atención que necesitaba.
A la escuela “Mariano Acosta” concurren diariamente desde hora temprana de la mañana hasta la noche, más de tres mil personas. Hoy fue Jorge Luis, y en el futuro cualquier integrante de la comunidad puede sufrir un accidente o problema de salud que requiera urgente asistencia médica. ¿Recibirá idéntica desatención? Le recordamos que en la misma cuadra (sobre la calle Urquiza), se halla además un establecimiento educativo de nivel inicial y primario, dependiente del Ministerio de Educación a su cargo.
Lo ocurrido revela una grave cadena de desafortunadas tardanzas y la falta de recursos necesarios para la debida atención de cada integrante de nuestra comunidad en caso de accidente o descompostura. Ahora la urgencia continúa siendo que Jorge Luis reciba todo lo necesario para su reestablecimiento. Pero, paralelamente, requerimos que se provean todos los recursos para que nunca más vuelva a suceder lo que se ha detallado. Le elevamos algunas propuestas; a saber:

- Dotar al hospital Ramos Mejía del equipamiento y demás recursos indispensables para la atención de cualquier urgencia y emergencia. Entendemos que idéntica situación debería revestir cada hospital público, mencionamos el Ramos Mejía por su proximidad con nuestra escuela, pero en cada barrio hay instituciones educativas, ciudadanos y ciudadanas que deben recibir atención médica de calidad.
- Del mismo modo, equipar al SAME.
- Instrumentar todo lo necesario para que, en caso de urgencia, llegue una ambulancia a la escuela en pocos minutos (un máximo de siete minutos). Volvemos a reiterarle que hay un hospital a dos cuadras del Mariano Acosta.
Aguardamos una respuesta por escrito en un plazo máximo de 72 horas de recibida la presente.

C/C:
Defensora del Pueblo de la C.A.B.A., Dra. Alicia Pierini
Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes
Comisión de Educación de la Legislatura de la C.A.B.A.



Solicitamos al Jefe de Gobierno de la C.A.B.A. que instrumente y habilite todos los recursos necesarios para la debida atención de Jorge Luis Lapa Ramos, aquella que no recibió de manera urgente apenas se descompuso. Del mismo modo, proveer a su familia de los medios para que pueda acompañarlo y contenerlo en esta circunstancia, durante el tiempo que la misma se extienda. Reiteramos nuestra convicción de que nunca debe demorar 45 minutos en llegar una ambulancia del SAME cuando es requerida, y que los hospitales a los que trasladan a los pacientes deben poseer el equipamiento y demás recursos para la atención efectiva y eficiente de todo tipo de urgencias y emergencias. Nos dirigimos a Ud. como máximo responsable de concretar las gestiones para el cumplimiento perentorio de lo antedicho.

2 comentarios:

hospital publico dijo...

Cuando salió la campaña del ataque cerebral me pregunté si éste podria manejarse en un hospital público.
Dado que es el primer lugar donde llevan a los pacientes . Envié mails a Ministro de Salud Dr. Jorge Lemus y al mismo sitio que promocionaba la jornada ,dependiente de la sociedad de nuerología .Obviamente nunca me respondieron.
¿Para que sirven las jornadas de información si no se puede llevar a la práctica ?
Así es todo en nuestro país . Palabras vacias.
Lo que escribi en esa oportunidad esta en :
http://hospital-publico.com/?p=111

Ananí dijo...

Toda tu familia esta apenada y conmovida por todas las cosas que pasaron y claro puede ocurrile a cualquiera y si seguimos con la negligencia médica o con quiénes son resposables de la salud pública seguiran estos casos como lo que le sucedió a Jorge Luis.
Agradecer a todas la personas y autoridades que se han solidarizado con el caso de Jorge luis y solo nos queda pedir al personal médico en su conjunto que en estos momentos y en en todo su proceso de recuperación de Jorge Luis esten bien atendos y que no vuelva a ocurrir ningún caso de negligencia médica o que falte algún equipo que sea necesario con su recuperación.Porque él como todo niño tiene DERECHO A UNA BUENA CALIDAD DE VIDA.
Para JORGE LUIS mucha fuerza nuestra mente y corazón esta contigo y estamos seguros que pronto saldras de todo esto y SI SE PUEDE.